Tanto Que Lo Vemos Y Desconocemos ¿De Que Color Es El Cielo?

Todos los días lo vemos y parece mentira pero es cierto, a veces ni siquiera sabemos de que color es el cielo.

El cielo, bóveda celeste imaginaria, mentalmente construida por la percepción del ser humano, no es más que un espacio ocupado por moléculas de nitrógeno, oxígeno, dióxido de carbono, ozono, vapor de agua y variadas partículas sólidas, liquidas y gaseosas, que juntos forman la atmosfera.

Esta se compone a su vez de diversas capas, a través de las cuales viaja la luz emitida por el sol. Los rayos de luz que sobreviven a las capas superiores de la atmosfera y que ingresan a las más cercanas a la tierra (tropósfera y estratósfera) atraviesan a su vez, las moléculas y partículas que flotan en estos espacios y son las que determinan el color del cielo.

Descubre de que color es el cielo

El fenómeno de energía denominado “luz”, se compone de partículas llamadas fotones, y se transmiten como ondas electromagnéticas que pueden viajar a través de medios materiales líquidos, gaseosos y sólidos; también por medios transparentes y través del vacío.

Cuando la luz viaja en el vacío, se transmite en línea recta, pero al encontrarse con estos medios, se generan interacciones que suelen ser llamadas refacciones y son el resultado de una variación en la dirección y velocidad de la luz cuando cambia el medio a través del que viaja.

Estos medios poseen características que definen este viaje, dando como resultado diferentes efectos visibles. Un ejemplo es el resultado que produce a un haz de luz, una partícula de agua a una de vapor de agua.

La Medición de la Luz

La luz visible suele medirse por su longitud de onda (distancia que recorre una onda de luz en el tiempo) a través de los nanómetros, que es una millonésima parte de un milímetro. Esta medida determina el color que puede percibir el ojo humano.

Los diferentes haces de luz resultantes, se unen  dependiendo de esta longitud. Mientras más corta sea la longitud de onda, la desviación de la luz será mayor. Se dispersará mucho más, viajando a una velocidad menor y por esto el cielo se tornara más oscuro, entre tonalidades de azul, índigo y violeta.

Estos colores toman mucho más tiempo en viajar que los colores más claros pues la longitud de onda larga, a su vez tiene mayor velocidad y menor dispersión, generando un rango de colores más amplio y claro.

Es por eso que en una noche sin luna, el cielo puede percibirse casi de color negro y en los amaneceres y atardeceres, las tonalidades son rojizas y amarillentas, lo que permite definir de que color es el cielo.

Reply